ALICIA HERNÁNDEZ

 
alicia.jpg

En las comunidades indígenas de los Altos de Chiapas, la falta de electricidad, agua potable y drenaje, servicios de salud e incluso acceso desde las principales vías de transporte, no son los únicos problemas a los que se enfrentan las comunidades. Existe una fuerte discriminación hacia las mujeres quienes, frecuentemente sometidas a la voluntad de sus esposos, carecen de voz y capacidad de acción para buscarse mejores condiciones de vida.

Esta fue la realidad en la que creció Alicia Hernández, una artesana de un paraje ubicado en el municipio de San Andrés Larraínzar, Chiapas. Su historia, sin embargo, tomó un rumbo diferente cuando, se incorporó al programa de desarrollo artesanal, encontrando un espacio de capacitación continua y asesoría para organizarse mejor como artesanas y como grupo además de acceder a nuevos canales para la venta de sus artesanías a precios más justos.

El crecimiento profesional, aunado a su participación en talleres para mejorar su autoestima y promover la equidad de género le ha permitido mejorar sus ingresos y convertirse en agente de cambio para otras mujeres de su comunidad.

 
FUNDACIÓN LEÓN XIII