ROSANA, BEATRIZ Y SUREIMA

 

Rosana, Beatriz y Sureima son tres jóvenes de la comunidad Santo Domingo Armenta, Oaxaca. “Yo no sabía nada, ni usar la computadora y me daba miedo”, comenta Beatriz entre risas y pena, “ahorita ya estoy en el bachillerato y quiero seguirle echando ganas”. Rosana y Sureima son de la misma idea: quieren seguir estudiando para salir adelante.

A pesar de las condiciones difíciles en las que han vivido los habitantes de Santo Domingo Armenta, Rosana, Beatriz y Sureima tienen la buena fortuna de que sus vecinos han sabido organizarse, trabajar en equipo y, entre otros logros, haber puesto en marcha un Centro Comunitario de Aprendizaje Fonabec (CODAF): un espacio de enseñanza y regularización de estudios en Santo Domingo Armenta, Oaxaca.

La motivación para echar a andar el CODAF y el Cibercafé es el interés de la comunidad en dar a sus jóvenes la oportunidad de estudiar y educarse, sin que condiciones económicas difíciles se conviertan en un obstáculo. “Yo tenía ganas de hacer una carrera, pero no había dinero. Como yo me quedé con esas ganas, si ahora yo puedo aportar algo a los muchachos que tengan aspiraciones, hay que ayudarlos a que lo logren”, comenta una integrante del Grupo Escandalo.

Rosana, Sureima y Beatriz son tres de los ocho alumnos que estudian ahí en el CODAF. La meta es que el número crezca año con año. Por lo pronto, ellas han sabido descubrir la diversión por el estudio y combinarlo con su propia historia y realidad.

La suma de su entusiasmo e interés, más el apoyo de una comunidad fortalecida y unida, seguramente dará como resultado tres jóvenes con todos los elementos necesarios para formar parte de los líderes del mañana.

 
FUNDACIÓN LEÓN XIII